miércoles, 26 de diciembre de 2012

Realidad



Ya lo negarás. Dirás que fue fruto del alcohol, del entusiasmo del momento, de ese no sé qué que te ocurre cuando llegas a casa después de una noche de fiesta, de esas soledad que a veces te acompaña, de esa impulsividad a reconocer aquello en un determinado momento para después olvidarlo… Cualquier excusa servirá para no decir cuándo me amas.

2 comentarios: