viernes, 30 de noviembre de 2012

Donde seamos infinitos


Si realmente el mundo se acaba, quiero dejar escrito que antes de que todo termine, necesito un reencuentro. No tiene que ser físico, no tiene que ser real. Pero quiero un reconocimiento, una excusa, una espera finalizada, una noticia, una carta, un abrazo. Quiero verte en los sueños, en los que me acompañen siempre: aquí, allí o donde estemos. Esa imagen de ilusión, de placer, de sencillez y nostalgia, de pasión y odio, de deseo de tenernos y de alejarnos por miedo a la herida. Esa es la que necesito. Allí te espero, donde nosotros seamos infinitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario