sábado, 29 de septiembre de 2012

Lecciones de vida



Debo reconocer que en momentos como estos me siento afortunada. No me refiero a estos minutos, ni a este día en concreto, sino al periodo que vivo. Sé, que si algo aprendido de mi soledad, es mucho de mí misma. A la vez añoro, pienso, recapacito, acerca de todo aquello que me ha rodeado y que, de alguna forma, ha sido o es mío. Y en ocasiones me sonrojo al recordar mis errores que por fortuna han pasado y que ahora no son más que eso, lecciones para aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario